El contexto energético actual está marcado por el incremento de los niveles de consumo, que se comportan de manera diferente en los países industrializados y en aquellos en vías de desarrollo, así como por el uso indiscriminado de combustibles fósiles y la búsqueda de nuevas tecnologías, como las renovables, que junto a la implementación de medidas de eficiencia energética contribuyan a disminuir los efectos negativos del sector energía en el cambio climático global. En este contexto, la formación de recursos humanos capaces de afrontar los nuevos retos que imponen el desarrollo social y económico de las actuales generaciones, sin comprometer el de las generaciones futuras, adquiere una importancia primordial. Son muchos los programas académicos que contribuyen a tal fin, pero dada la naturaleza del problema, la carrera de Ingeniería en Energía que se imparte en diferentes partes del país y del mundo, juega un rol fundamental. En particular México es un país que le está apostando al desarrollo sustentable, los Ingenieros en Energía tienen un amplio espectro de oportunidades: investigación y desarrollo tecnológico en el ámbito de las energías renovables; mejoramiento de los procesos de generación y distribución; optimización de sistemas energéticos; incremento de cobertura eléctrica en zonas rurales; desarrollo de auditorías energéticas y con ello de proyectos de eficiencia energética; exploración de recursos renovables, etc. Con ello, un Ingeniero en Energía tiene un lugar decisivo para el desarrollo del escenario energético sustentable de cualquier país o región.